Proyecto educativo

NUESTRO COLEGIO


El colegio marista “Santa María” como escuela católica de tradición marista es un lugar de aprendizaje, de vida y de evangelización.


Es un lugar de comunidad en el cual se vive y se transmite la fe, la esperanza y el amor. Como escuela enseña a los alumnos a aprender, a conocer, a hacer, a vivir juntos, a ser.


Como escuela católica marista adopta el principio de Marcelino Champagnat de educar a los niños y jóvenes a la manera de María, con secillez, laboriosidad y modestia.


Expresamos nuestro sentido de misión compartida formando una comunidad educativa entre profesores, alumnos, padres y personal docente.


Buscamos un modelo de relación que refleje el evangelio y nuestros ideales maristas y testimonie los valores que queremos transmitir a nuestros alumnos.

 

NUESTROS ALUMNOS


Nuestro colegio está abierto a todos los estudiantes, cualesquiera que sean sus creencias, siempre que sus familias acepten nuestro proyecto educativo. Ellos son el centro de nuestro interés en relación a la organización y vida escolar.


Sabemos que sus capacidades personales, sus circunstancias familiares, religiosas o económicas no son las mismas, por ello conocemos y respetamos su diversidad al desarrollar proyectos, prácticas pedagogicas y evaluaciones que tengan en cuenta su progreso académico y sus actitudes.


Confiamos en sus capacidades para avanzar y alcanzar metas.


La actividad del colegio se orienta a su crecimiento y maduración en todos los aspectos de su personalidad. Intervienen activamente en la vida del Centro, según las exigencias y posibilidades de su edad.

 

NUESTRA PEDAGOGIA


Nuestra planificación educativa presta especial atención a los alumnos más débiles y vulnerables.
Intentamos no sólo desarrollar conocimientos sino tambien enseñar a trabajar en equipo, a aceptar responsabilidades, a comunicarse. Intentamos crear situaciones de aprendizaje donde nuestros alumnos se sientan seguros personalmente. Elaboramos planes de atención personalizada, orientación y acompañamiento con el fin de favorecer su desarrollo personal y sus habilidades sociales.


Nuestra tradición marista nos permite crear un ambiente de serenidad y orden en el que se pueda estudiar y aprender para prevenir los problemas antes de que sucedan.
Intentamos identificar lo antes posible a los alumnos con dificultades, que están en situaciones de riesgo, para aplicar, con la ayuda de sus familias, estrategias apropiadas de intervención.

 

NUESTRO ESTILO EDUCATIVO


Nos preocupamos por desarrollar en ellos un juicio crítico respecto de los valores que están implícitos en las materias que estudian.


Respetamo su libertad personal y les ayudamos a descubrir el sentido de sus vidas y a vivir honradamente.


Fieles a nuestra misión de evangelizar a traves de la educación, tratamos de ayudar a nuestros alumnos a armonizar fe, cultura y vida.


Promovemos la sensibilidad ante las necesidades materiales, culturales y espirituales de la humanidad.


Educamos en la solidaridad comprometiéndose con nuestros alumnos y sus familias en actividades que nos ponen en contacto con situaciones cercanas de pobreza.