Historia

1.-FUNDACIÓN


La presencia de los Hermanos Maristas en Tui comienza el 22 de enero de 1909, fecha en que el Obispo de la diócesis, don Valeriano Menéndez, publicó el Decreto autorizando la fundación. En esa fecha ya funcionaban tres colegios maristas en Galicia: Lugo (1907), Orense y Carballino (1908).


El fundador de la obra marista de Tui fue el Hermano Richard Giffon. Contó para ello con la colaboración amistosa y el apoyo incondicional de don Manuel Lago, que más tarde será obispo de Osma y Tui, y que en aquellos años residía en Lugo, ya que era Secretario de Cámara del Obispo de esta ciudad.


Solucionados los problemas y dificultades iniciales, los Hermanos Richard, Robustien y Luis Maxence (todos ellos franceses) buscan el lugar idóneo para la nueva obra que se había proyectado. Había que conseguir un terreno en que levantar una casa que sirviera de seminario a la Congregación Marista.Se encontró la finca ideal en la “Pousa das Costiñas”, en la zona de “A Lagoa”. Se trataba de uno de los varios pazos que existían en el “Real Sitio de Pazos de Reyes”. El pazo elegido, situado delante del edificio actual por el poniente, estaba rodeado de viñas y de tierras de centeno y maíz. Su propietario, don Salustiano, había hecho fortuna en México, y, residente ya en Tui, pasaba en él los meses de verano. Es posible que dicho pazo hubiera sido propiedad anteriormente de algún obispo, a juzgar por el escudo que, durante años, figuraba a la entrada de la finca. Don Camilo Cela, albacea de don Salustiano, tasó la finca en 20.000 pesetas.La propiedad inicial de una hectárea de extensión se fue agrandando con la compra de otras fincas colindantes, hasta completar la extensión actual de casi siete hectáreas.Los Hermanos, que desde su llegada a Tui estaban alojados en la pensión Generosa, pasaron a vivir en el pazo el 14 de mayo de 1909, una vez que lo dejaron libre los caseros de don Salustiano.

 

 

2. LA CONSTRUCCIÓN A LO LARGO DEL TIEMPO


El edificio actual pasó por distintas fases de construcción a lo largo de los casi cien años de existencia. La zona Sur (con fachada hacia Portugal) y el cuerpo transversal unido a ella, fue la primera que se levantó.

Posteriormente (1922), se edificó la primera ampliación: ala de la zona Nordeste. Y dos años después (1924), se construyó el pabellón del Noroeste.


La escalinata de la fachada Sur y la terraza y solario que la sobrevuela, se construyó en 1953, según diseño del arquitecto vigués don Francisco Castro Represas.


En 1956 se erigió delante de esta escalinata la estatua del Fundador de los Hermanos Maristas, San Marcelino Champagnat, con motivo de su Beatificación. En torno a ella se encuentra una zona ajardinada con un pequeño estanque de peces.


En la zona Noroeste de la finca se construyó una piscina que, remozada en los tiempos actuales, cumple con los requisitos legales para su uso.


En la parte Norte se encuentra una ‘carballeira’ con gigantesco crucero en el centro. Hoy, bajo su abundante arbolado, se han instalado numerosas mesas de piedra que hacen del rincón un amplio y extraordinario merendero.


La gran cruz que arquitectónicamente conforma el edificio actual, se remató en 1948 con la construcción de una hermosa iglesia-capilla que ocupa el brazo noroeste de dicha cruz. Esta elegante capilla, dirigida por don Francisco Castro y don Pedro Alonso, es de una sola y elevada nave. Está iluminada por un conjunto de catorce vidrieras en las que se representa la vida de San Marcelino Champagnat. La reciente restauración de toda ella, con su nueva cubierta, hace de la capilla un lugar resplandeciente, luminoso y acogedor.


Una de las últimas construcciones llevadas a cabo para completar las instalaciones colegiales ha sido el pabellón polideportivo cubierto, que se adosó al ala noreste del edificio. En él se pueden practicar distintos deportes: baloncesto, fútbol-sala, balonmano, frontón…


A lo largo de estos últimos años se ha llevado a cabo una completa reforma del interior de todo el edificio, adaptando las dos primeras plantas a las necesidades colegiales de los tiempos actuales: aulas, laboratorios, biblioteca, salón de actos… Todo ello hace que, lo que hoy funciona como “Colegio Marista Santa María”,disponga de extraordinarias instalaciones y condiciones para uso colegial.


También se ha adaptado el tercer piso de toda la casa como residencia de cursillistas o asistentes a otras convenciones, en régimen de pensión completa. Para ello dispone la casa de sesenta habitaciones de reciente construcción.


La última obra realizada es la construcción, en una de las esquinas de la finca, de una casa-albergue destinada a jornadas de convivencias, campamentos, cursos de verano… Dispone de instalaciones completas para este tipo de actividades: salón de reuniones, aulas para trabajo de grupos, comedor para unas ochenta personas, cocina, dormitorios (80 camas), diez habitaciones completas, pista de juego, jardines y zonas arboladas, patio cubierto…, y la piscina. Todas las adaptaciones realizadas en los últimos años se han hecho sobre los proyectos de los arquitectos Castro y Alonso, de Vigo.

 

3.ITINERARIO DE LA OBRA. SUS ETAPAS


La obra de los Hemanos Maristas en Tui, a lo largo de casi cien años, ha ido encaminada fundamentalmente a la formación de sus aspirantes o seminaristas. Por la casa han pasado numerosas promociones de jóvenes que, desde las primeras décadas del siglo XX hasta 1995, han recibido formación, estudios y preparación profesional. El gran edificio que llegó a ser la casa construida, permitió que en ella funcionaran las distintas etapas de formación de los jóvenes aspirante a la vida marista: Juniorado, Noviciado y Escolasticado. A lo largo de esas etapas de formación (de los 12 a los 18 años), se han preparado aquí jóvenes venidos de toda Galicia, así como de Asturias, León, Castilla y del resto de España. De sus aulas han salido numerosos Hermanos, misioneros, maestros y profesionales.


De 1933 a 1941 la casa acogió también un internado, cuyo alumnado estaba matriculado oficialmente en el Instituto de Tui, y en él recibía las clases.


Desde 1952 a 1963 se estableció la “Escuela de Magisterio Luis Vives”, con once promociones de maestros que obtuvieron las titulación oficial para la docencia. Las clases prácticas para la enseñanza se realizaban en el Hogar Padre Salvado, de Tui. Al margen de los estudios oficiales y como formación complementaria, los estudios de los aspirantes se completaban con experiencias de laboratorio (Física, Química y Ciencias Naturales), talleres de imprenta y encuadernación, escultura, taller de teatro, actividades deportivas…


De 1972 a 1982, los seminaristas acuden a clase al Instituto de Tui en el que están matriculados oficialmente para cursar el bachillerato. Conseguida la aprobación oficial como “Colegio de BUP Santa María” en 1982, seguirán sus estudios en el propio edificio juntamente con los seminaristas diocesanos. A partir de 1995 deja de ser casa de formación para aspirantes maristas.


La última etapa comienza en 1996 en que a la casa se le da un nuevo destino: a partir de ahora es aprobada como “Colegio Marista Santa María”, en régimen de concierto con la Xunta de Galicia para Educación Infantil, Enseñanza Primaria y Enseñanza Secundaria. Para ello hubo que afrontar todas las reformas pertinentes: respetando la estructura externa del edificio, se acometió la total reconversión interna del mismo. De forma que, al día de hoy, aquel pazo de fincas de labor de 1909, y después de tantos años de rica historia, ha venido a ser un moderno Colegio de Tui y para Tui. Sus modernas instalaciones, tanto del edificio como de la finca que lo rodea, hacen que sea muy solicitado por el alumnado del entorno. Los puestos escolares que ofrece cada año están cubiertos al completo.


En la actualidad, el COLEGIO MARISTA SANTA MARÍA cuenta con:

• 3 aulas para Educación Infantil (3 a 5 años).
• 6 aulas para Enseñanza Primaria (6 a 12 años).
• 4 aulas para la ESO (13 a 16 años).
• Laboratorios de Física-Química, Ciencias Naturales y Tecnología.
• Sala de audiovisuales.
• Biblioteca y Aula de Informática.
• Sala de Psicomotricidad.
• Salón de Actos y Capilla.
• Comedor escolar.
• Pabellón polideportivo, campo de fútbol, pistas deportivas exteriores, piscina.
• Finca de siete hectáreas con zonas de jardines y bosque para paseo y recreo.